Reseña "Anna y el Hombre Golondrina" de Gavriel Savit

lunes, 11 de abril de 2016


Título: Anna y el Hombre Golondrina
Título original: Anna and the Swallow Man
Autor: Gavriel Savit
Saga: No
Editorial: Plaza & Janés
Nº de páginas: 256
Año de publicación: 2016
ISBN: 9788401017698



SINOPSIS:


Un mundo en guerra.
Un peligroso viaje.
Una amistad por encima de todo.

Cracovia, 1939. Un millón de soldados en marcha y mil perros ladrando. No es lugar para crecer.

Anna tiene solo siete años el día en que los alemanes se llevan a su padre, profesor de lingüística, durante la purga de intelectuales en Polonia. Está sola cuando se encuentra con el Hombre Golondrina, un astuto embaucador, alto y extraño, con más de un as en la manga, un impostor que logra que incluso los soldados con los que se cruza solo vean lo que él quiere que vean.

El Hombre Golondrina no es el padre de Anna -ella lo sabe de sobra-, pero también sabe que, como su padre, está en peligro y que, como su padre, tiene un don para las lenguas: habla polaco, ruso, alemán, yiddish e incluso el lenguaje de los pájaros. Cuando el misterioso individuo consigue que una bella y brillante golondrina se pose en su mano para que Anna deje de llorar, la niña se queda embelesada. Y decide seguirlo adonde vaya.


A lo largo de su viaje Anna y el Hombre Golondrina esquivarán bombas y soldados e incluso harán amigos. Pero en un mundo que se ha vuelto loco todo puede constituir un peligro. Incluso el Hombre Golondrina.




Últimamente parece que me he aficionado de nuevo a leer sobre la segunda guerra mundial. Terminé hace poco otro que también estaba ambientado en esta época, pero cuando vi que este libro lo comparaban con El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, no pude resistirme a leerlo. Ambos libros me encantaron, aunque bien sabemos todos que en esta época, no todos los finales son felices.

Anna tiene siete años cuando los alemanes se llevan a su padre, profesor de lingüística, dejando a la niña sola en la calle sin ningún lugar al que ir. Cuando Anna espera en la puerta de la farmacia donde vio a su padre por última vez, se encuentra con un extraño hombre, el Hombre Golondrina. Este extraño accede a llevarse a la niña, después de que ella admire la forma en que se comunica con los pájaros. Así empezará un viaje por la supervivencia lleno de peligros por toda Polonia. 



"Los  hombres que intentan entender el mundo sin la ayuda de los niños son como los hombres que intentan hacer pan sin levadura."




Todo lo que tenga que ver con esta época en concreto de la historia, me gusta muchísimo. La ambientación en este libro en particular me ha resultado exquisita. Partimos desde la ciudad de Cracovia, viajando por todo el país de Polonia e incluso tendremos pequeños vistazos de los países colindantes. 

En cuanto a la historia, siempre me parece curioso conocer el punto de vista de los niños en este tipo de libros. Tienen una visión completamente diferente y con la ayuda de los adultos, pueden llegar a pasar por alto el peligro y la crueldad que les rodea. Sin embargo, creo que la esencia del libro se la llevan los personajes. 

Anna nuestra pequeña protagonista. Después de que se lleven a su padre, nos embarcaremos junto a ella en un viaje por la supervivencia junto al Hombre Golondrina. Veremos como crece, como sigue las reglas del Hombre Golondrina a rajatabla y sin rechistar para que puedan sobrevivir, como se va convirtiendo en mujer, la valentía y todo lo que tiene que pasar y ver en este peligroso viaje. Es un personaje muy maduro para la edad que tiene y muy inteligente. Habla muchos idiomas por lo que puede entablar conversación con infinidad de personas diferentes. Me ha gustado mucho y en algunos momentos me llenó de ternura.

Hombre Golondrina nuestro extraño acompañante. Siéndoos sincera, esperaba conocer el pasado de este personaje y que se resolvieran muchas dudas que fui haciéndome durante toda la novela. Quizá fue por eso por lo que le bajé la nota final. Es un personaje fascinante. Tiene muchos secretos y también conoce un sinfín de idiomas, incluso el de los pájaros. Siento que quizá cada uno debe interpretar a este personaje como quiera, pero a mi me faltó más.

Durante el viaje Anna y el Hombre Golondrina se cruzan con un sinfín de personajes diferentes, pero hay uno en particular que destaca. Amé a ese personaje. Me encantó y me hizo sonreír muchísimo. Los que lo hayáis leído, sabréis de quién os hablo y los que no, tendréis que averiguarlo.



"El conocimiento es muy importante, por supuesto, porque las cosas que sabemos se convierten en nuestras herramientas, y sin buenas herramientas a nuestra disposición es bastante difícil seguir vivo en el mundo. Pero el conocimiento también es una especie de muerte. Una pregunta contiene dentro todo el potencial del universo vivo. Y, del mismo modo, un conocimiento concreto es algo inerte y estéril. Las preguntas son mucho más valiosas que las respuestas."




La trama es dura, pero al mismo tiempo, dulce y tierna. Tiene muchos sentimientos encerrados en

apenas doscientas cincuenta páginas. La supervivencia, la guerra y la forma en que un niño no sabe qué significa la guerra son temas muy presentes durante toda la novela. Me encantó la perspectiva que le dio y la explicación para que Anna pudiera entenderlo.

Los giros argumentales la mayoría me los esperaba, pero no por ella fueron menos dolorosos. Aún así creo que le faltó algo. No sé si profundizar más en el Hombre Golondrina o en la historia en sí.

La comparación con los dos libros mencionados antes, El niño con el pijama de rayas y La ladrona de libros, no creo que sea para tanto. Se parecen en el hecho que los tres están narrados desde la perspectiva de un niño y ambientadas en la segunda guerra mundial con una importante presencia judía. Hasta ahí, a mi parecer, están las similitudes. 

El final me dejó un sabor agridulce. Por un lado me gustó, pero por otro me hubiera gustado seguir leyendo para encontrar respuesta a todas las preguntas que me quedaron en el aire.


"Los seres humanos son la mejor esperanza que tienen otros seres humanos de sobrevivir en este mundo."




En conclusión, Anna y el Hombre Golondrina es un libro que trata la guerra de una forma inocente, vista a través de los ojos de una niña. La supervivencia y los recursos de este extraño acompañante harán que devores sus páginas. Una historia dura y dulce al mismo tiempo.







¿Habéis leído el libro? ¿Pensáis hacerlo pronto? 
¡Besos y feliz semana!


4 comentarios :

  1. Hola. No es una historia que me llame demasiado. Pero me alegra que te haya gustado. Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Holaa!!
    Pues lo tengo pendiente, espero leerlo.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. No es un libro que me termine de llamar así que por ahora no me animo a leerlo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  4. A mi me lo regalaron hace un año, y hasta ahora no me había animado a leerlo, pues no me llamaba mucho la atención. Sin embargo, nada más empezar el libro me vi envueta en un bucle. Sólo quería seguir y seguir lleyendo. Me ha encantado. Todas sus partes, el lenguaje que utiliza, los personajes, el punto de vista, y sobre todo las reflexiones y explicaciones del Hombre Golondrina, aunque tambien es verdad que esperaba que se resolvieron algunos misterios de este mismo.

    ResponderEliminar

Tu opinión es muy importante para mí, ¡así que anímate y déjame tu comentario! Intentaré responderte lo antes posible. ❤