Reseña "El cuarto mono" de J. D. Barker

martes, 2 de julio de 2019


Título: El cuarto mono
Título original: The fourth monkey
Autor: J. D. Barker
Saga: 4MK 1/2
Editorial: Destino
Nº de páginas: 560
Año de publicación: 2018
ISBN: 978-84-233-5394-1
Traducción: Julio Hermoso Oliveras


El detective de la policía de Chicago Sam Porter investiga el caso de un hombre atropellado, pues los indicios en la escena del crimen apuntan a que se trata de El Cuarto Mono, un asesino en serie que ha estado aterrorizando la ciudad.

Su modus operandi consistía en enviar tres cajas blancas a los padres de las víctimas que secuestra y mata: una primera con una oreja, una segunda con los dos ojos, y otra con la lengua; y finalmente dejar abandonado el cuerpo sin vida en algún lugar.
El hombre atropellado llevaba una de esas cajas blancas. Se inicia así una frenética carrera contrarreloj para averiguar dónde se encuentra encerrada la próxima víctima.



En el mes de junio he vuelto a leer thrillers, por fin, aunque llevo varios meses leyendo alguno que otro. Llevaba tiempo buscando algún libro de este género que me llamase y me dieran unas ganas locas de leer y El cuarto mono ha sido una gran lectura. No llevaba expectativas y no había leído ninguna reseña de este libro y creo que por esta misma razón me ha gustado tanto.

El cuarto mono es un asesino en serie al que Sam Porter lleva persiguiendo durante cinco años. Durante todo este tiempo el asesino ha matado a más de seis personas, todas muy jóvenes. Lo que parece un atropello sin relación alguna con el asesino en serie acaba por convertirse en algo directamente relacionado con él. Su modus operandi consiste en mandar tres cajas blancas a sus familiares: primero manda una oreja, después los ojos y por último la lengua. Una vez enviadas las cajas, en un período de tiempo de una semana, abandona el cadáver en algún lugar público sin ser visto.


"Soy un ladrón, un asesino, un secuestrador. He matado por diversión. He matado porque era necesario. He matado por odio. He matado simplemente para satisfacer esa necesidad que suele crecer dentro de mí con el paso del tiempo."


Sam Porter ha estado desde el principio en el caso de El cuarto mono. Lleva cinco años buscando pistas, siguiendo su rastro, pero sin fortuna. Ahora está de baja laboral forzada, pero siendo que es el único que ha estado en el equipo investigador de el asesino, es llamado a la escena del atropello de un hombre que tiene una gran relación con su caso. Aquí comienza una investigación contrarreloj para encontrar a quién sea que haya tenido retenido el asesino antes de que sea demasiado tarde.

Después de haber leído la trilogía principal de Millennium no encontraba ningún thriller que me llamase lo suficiente para lanzarme a por él. Leí 13 (cuya reseña os debo todavía) y me gustó este thriller jurídico, pero no sabía qué libro leer a continuación de este género y me topé con El cuarto mono. Os aviso que este libro es bastante explícito en las escenas sangrientas y había momentos en que me daba impresión leer alguna de estas escenas. He leído muchos libros de este género, pero quizá este haya sido el que más impresión me ha dado en los últimos tiempos por la narración descarnada de las escenas.

Este libro está compuesto por una doble trama que se va alternando entre capítulos. Tenemos la investigación del detective Sam en el presente y un diario del asesino narrado en el pasado. Fue apasionante el diario del asesino, la parte más adictiva y perturbadora de la novela y la parte que más enganchada me tuvo. La investigación a cargo de Sam y su equipo en algunos momentos peca de lenta, pero el diario es lo que me mantuvo completamente pegada a sus páginas.


"Las mujeres eran perfectamente capaces de arreglárselas con el dolor, pero no con las emociones. Los hombres se las arreglaban con las emociones, pero no con el dolor."


Los personajes de esta novela me han gustado mucho. Normalmente en este género el único que tiene un protagonismo importante es el detective/policía/investigador (o quien esté a cargo de la investigación), pero en este libro tienen bastante participación los compañeros de Sam e incluso el propio asesino en su diario. Me sorprendió ver tantos personajes y que no fueran de relleno o para cumplir su rol. Sam me gustó mucho como personaje y más aún conocer qué es lo que le atormenta. Nash, Clair y Kloz sorprendentemente también me gustaron bastante, pero lo que más me gustó fue meterme en la mente del asesino a través de su diario.

La trama es muy adictiva. Tenemos un asesino en serie al que el protagonista lleva cinco años persiguiendo sin éxito en sus pesquisas, un atropello estrechamente relacionado con el asesino y una doble trama que atrapa y mucho. Como ya os he comentado a lo largo de la novela ha sido un libro que engancha muchísimo, cuya acción empieza casi desde la primera página y una cuenta contrarreloj para encontrar a la última víctima con vida. Fue realmente adictivo y me pareció un libro bastante bueno a la hora de mantener el interés del lector en la lectura. El ritmo es muy muy rápido. A pesar de la extensión de la novela os aseguro que la leí en poco más de 24 horas. El diario en el pasado del asesino, la investigación de Sam en el presente, conocer pequeños detalles de la vida de Sam e incluso algún pequeño vistazo desde la perspectiva de la víctima te deja tan viciado al libro que no puedes parar de leer. Además tiene los capítulos tan cortos que necesitas seguir leyendo uno más que se acaba convirtiendo en 100 páginas tranquilamente.

Los giros argumentales me gustaron mucho. Hubo muchas pistas a lo largo de la novela del misterio que lo rodea todo, pero hubo dos cosas que no esperaba ni por asomo. Creo que el autor supo llevar muy bien las pistas y se salió un poco de lo que suele ser lo normal en este tipo de historias. Me gustaría contaros más, pero si digo algún spoiler no me lo perdonaría. El final fue muy bueno. Me gustó mucho la forma que tuvo de cerrar este primer libro el autor y las ganas que te dan de empezar el siguiente libro nada más terminar este son inmensas.


"Sin compartir el conocimiento, no puede haber crecimiento. No aprenderán, como sociedad, de sus numerosos errores, y tienen mucho que aprender."


En conclusión, El cuarto mono es un thriller apasionante que te mantiene en tensión y con ansia de seguir leyendo. Junto a unos personajes que me gustaron bastante, una doble línea temporal, una más adictiva que la otra, y un misterio a revelar, es un libro para devorar que leí en poco más de un día y cuyo final me dejó con tantas ganas de más que ya comencé su segunda parte.


4.5


¿Habéis leído el libro? ¿Os llama la atención?
¡Feliz día!




4 comentarios :

  1. ¡Hola!
    Este libro tiene pinta de que me va a gustar y además, he visto que ha salido el segundo libro. A ver si lo leo pronto.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! La había visto pero no me había parado a ver de que iba. Me llama que te hayan gustado los personajes y que sea una novela que te mantiene enganchada. Además el género me encanta así que me parece ideal. Apuntada. Gracias por la recomendación ^^

    ResponderEliminar
  3. De hecho lo he leido y es muy adictivo porque poco a poco vas descubriendo mas no solo del asesino sino de Porter,Clare,Nash de Emory de todos los participantes de la novela y es inquientante que el diario del asesino en realidad es muy bueno y tiene las mejores frases del libro ademas de ser perturbador y me encantaron los giros de trama o los plottwist osea no esperaba ninguno de los 3 mas geniales de la novela y apesar de ser un libro de thriller no cae en los clasicos cliches faciles de identificar si no que en realidad hace analizar al lector sobre la identidad del asesino

    ResponderEliminar

Tu opinión es muy importante para mí, ¡así que anímate y déjame tu comentario! ❤