Reseña "Tower of dawn" de Sarah J. Maas

miércoles, 16 de mayo de 2018


Título: Tower of dawn
Autora: Sarah J. Maas
Saga: Trono de cristal 5.5/6
Editorial: Bloomsbury
Nº de páginas: 672
Año de publicación: 2017
ISBN: 9781408887974


ATENCIÓN: Tanto la sinopsis como la opinión contienen spoilers de los libros anteriores.

Chaol Westfall siempre se ha definido por su inquebrantable lealtad, su fuerza y su posición como Capitán de la Guardia. Pero todo eso ha cambiado desde que el castillo de cristal se rompió, desde que sus hombres fueron asesinados, desde que el rey de Adarlan le salvó de un golpe mortal pero dejó sus cuerpo roto.

Su única posibilidad de recuperación se encuentra con los legendarios sanadores de la Torre Cesme en Antica – la fortaleza del poderoso imperio del sur del continente. Y con la guerra amenazando a Dorian y Aelin en casa, su supervivencia podría estar en Chaol y Nesryn convenciendo a sus gobernantes de aliarse con ellos. Pero lo que descubren en Antica les cambiará a ambos – y será más vital para salvar a Erilea de lo que podrían haber imaginado.



¿Sabéis cuando tenéis la sensación que un libro, a pesar de amar por completo la saga a la que pertenece, desde el principio no va a gustarte tanto? Esta fue mi primera sensación al conocer alguno de los detalles de esta novela y más todavía junto a su sinopsis. Ya os fui comentando, a lo largo de las reseñas de esta saga, que Chaol había caído en desgracia para mí a partir del tercer libro. Siendo sincera llevaba unas pocas expectativas a pesar de saber que no iba a gustarme tanto como los libros anteriores, pero no quita que al ser una de mis sagas favoritas, no fuese con demasiadas ganas de seguir leyendo más de Trono de cristal.

Chaol, después del desafortunado accidente protegiendo a Dorian en el castillo de cristal de Rifthold, ha tomado rumbo a Antica, el continente del sur, gobernado por la familia real más poderosa del mundo, el Khagan y sus hijos. El viaje de Chaol tiene dos propósitos: visitar la Torre Cesme, lugar de residencia y aprendizaje de las mejores sanadoras del mundo, donde quizá puedan curar su lesión y convencer al Khagan de forjar una alianza para luchar en la guerra que está a punto de estallar en el norte contra Erawan y sus fuerzas oscuras. Para conseguirlo lleva como acompañante a Nesryn, la nueva Capitana de la Guardia de Dorian cuya familia procede de Antica, ya que ésta usará sus conocimientos de la familia real y del idioma para ganarse al Khagan y a sus hijos en esta guerra. 


"Estaban a punto de conocer a uno de los hombres más poderosos del mundo, un hombre que podía alterar el destino de su propio continente en la guerra que seguro ya estaba desencadenándose a través de Adarlan y Terrasen."


Chaol quedó destrozado después de los acontecimientos del cuarto libro de la saga y tomó rumbo hacia Antica, el único lugar donde podría recibir ayuda para volver a sentirse completo y funcional de nuevo, ya que su estado lo siente como si fuera una prisión. Una vez llegue a Antica se dará cuenta que no es muy diestro en el arte de la política ya que su idioma siempre había sido la espada y la intimidación, pero no tendrá más remedio que aprender a desenvolverse en una corte extranjera y granjearse la simpatía del Khagan y sus poderosos hijos. Todo se complica por el momento de su llegada: el Khagan y todo el reino se encuentran de luto por la muerte de Tumelun, la más joven de la familia real. Por las sospechas de uno de los príncipes y su petición a Chaol de vigilar en busca  de comportamientos extraños dentro de su corte, Chaol no sólo tendrá que intentar convencer a las sanadoras de que le curen, ni de llevar al Khagan a una alianza en común, sino de desentrañar qué ocurrió en realidad con la pequeña princesa que murió en extrañas circunstancias. 

Nuevo libro de la saga, ¿sabéis lo que eso significa? Nueva ambientación, territorios por explorar y nuevas razas, criaturas y leyendas que aumentan todavía más la riqueza y diversidad que componen el mundo de Trono de cristal. Conocíamos la existencia del continente sur por algunos pequeños diálogos de los personajes a lo largo de la saga, pero por fin llegó el momento de descubrirlo de la mano de Nesryn y Chaol. Siendo sincera esta parte ha sido la que más me ha gustado y me encantó la ambientación de esta novela. Es fascinante como la autora va incluyendo poco a poco los diferentes entornos que podemos encontrar en el continente del sur: desde bosques y junglas olvidadas por el hombre hasta bastos desiertos con paradisíacos oasis donde la realeza se divierte. Todo ello entrelazado con leyendas y mitos que nuestros personajes seguirán para descubrir los secretos que guarda el continente del sur y que bien podrían inclinar la balanza a su favor. También conocemos los diferentes tipos de guerreros que comandan los príncipes del Khagan repartidos en diversas tribus alejadas de la capital y residencia de la familia real. Entre estos guerreros destacan los de tierra y caballería, fieros guerreros entrenados desde pequeños en el arte de la guerra a lomos de caballos descendientes de los Asterion y los Rukhin, clanes legendarios que viven en pequeñas comunidades diestros en la batalla aérea gracias a su entrenamiento y emparejamiento con sus monturas, los ruk. Para que os hagáis una idea los ruk son grandes aves, rápidas y ligeras, entrenadas desde polluelos para surcar los cielos junto al jinete que ellos mismos eligen. Siendo sincera, me ha faltado un poco más de profundidad en estos clanes, sobre todo en los de tierra y caballería, para poder conocer cómo se organizan y cuál es el poderío de este clan en concreto. 

Como digo, la parte más fascinante fue conocer a la familia real, y sus depravadas fiestas, y la ambientación unida a las leyendas. No pensé que esta novela tendría tanta repercusión para la saga, pero es un libro imprescindible de leer si queréis tener toda la información necesaria, muy necesaria, para comprender el alcance de la información que se descubre aquí. También ha sido muy curioso ir descubriendo cómo se va enterando Chaol de los movimientos de las tropas, de Aelin y de Dorian en el norte, porque recordemos que Chaol parte de Adarlan hacia Antica justo cuando hay una pequeña paz con Dorian recién coronado rey y ambos libros suceden de forma simultánea, por lo que no es recomendable leer este libro hasta no haber leído Imperio de tormentas.


"La llamaban la ciudad divina por ellos y por el dios viviente sentado en el trono de marfil."


Chaol Westfall ha quedado destrozado después de su enfrentamiento con el rey de Adarlan. Quitándole su fuerza y su deber de luchar como Capitán de la Guardia real, Dorian lo nombró como su mano derecha, quitándole así su deber como protector y dejándolo en una posición mucho más cercana a él. Sin embargo, Chaol sabe que su única oportunidad de volver a ser él mismo reside en viajar a la Torre Cesme, conocida mundialmente por sus sanadoras, capaces de curar hasta la más grave de las dolencias. Pero sus intenciones al viajar al continente sur no solo afectan a su recuperación física, si no en la búsqueda de una alianza con el Khagan para que la balanza se incline a su favor en la guerra contra Erawan y sus fuerzas del Valg. Chaol fue uno de los personajes que más me gustaban en los dos primeros libros, pero que a partir del tercer libro fue cuesta abajo llegando a tocar fondo en el cuarto. Si os soy sincera no me emocionaba la idea de tener a Chaol como protagonista en este libro, pero tenía la esperanza que hiciera cambiar mi opinión con respecto al personaje, cosa que consiguió a medias. Chaol se convirtió en un personaje mezquino, cegado por los acontecimientos y la supuesta traición que recibió de varios de sus seres queridos, pero su comportamiento y la forma de afrontar los problemas en el tercer y cuarto libro fueron espantosos porque no reconocí al personaje que fue en los libros anteriores conforme avanzaba la saga. En este libro vemos la oscuridad que absorbe a Chaol, que acosa su mente haciendo que sea inseguro y haya perdido esa confianza en sí mismo que tanto lo caracterizaba. Aún me queda un largo recorrido para que pueda reconciliarme con el personaje, aunque sí me hizo sentir empatía de nuevo por él y tolerarlo un poco más.

Nesryn Faliq compañera de Chaol durante los acontecimientos de Reina de sombrasha sido ascendida a Capitana de la Guarida Real desde que Dorian fue coronado rey. Su misión es acompañar a Chaol como emisaria de Adarlan para ayudar a conseguir la ansiada alianza entre Adarlan y Terrasen con el imperio del sur, pero su preocupación por Chaol impedirá que en un primer momento se gane la simpatía de los hijos del Khagan. Si os soy sincera Nesryn me dejó muy curiosa sobre su personaje y su personalidad cuando la conocimos en el cuarto libro. Ese personaje que se escondía en las sombras y cazaba a los Valg en las cloacas de la ciudad, por fin tiene un poco más de protagonismo. Fuerte, valiente, decidida, leal y protectora no solo nos mostrará su lado más humano dada la lealtad que siente hacia Chaol, sino su lado más vulnerable y tierno cuando se vaya abriendo en este libro y nos enseñe a su verdadera yo. La verdad que quedé bastante satisfecha con este personaje y su rol en este libro y espero que tenga un papel muy importante en el último libro de la saga.

Yrene Towers ha llegado a convertirse en dos años en la mejor sanadora de la Torre Cesme, siempre bajo la tutela de la sanadora jefe, Hafiza. Su vida fue dura, teniendo que huir de su hogar y habiendo presenciado un suceso traumático, su odio hacia Adarlan y su rey no hizo más que incrementar a pesar de la distancia que tuvo que recorrer gracias a la ayuda de una mano anónima a la que le debe todo. Su encuentro con Chaol, sabiendo quién es y a quién protegía durante estos años, la llevará a tomar una difícil decisión que cambiará su vida para siempre. Yrene me conquistó por su humildad y fiereza. Es un personaje totalmente real que no tiene reparos en poner en su sitio hasta al más influyente de los hijos del Khagan a pesar de su papel como simple sanadora. De verdad me encantó conocer al personaje y ver cómo evoluciona en esta novela, pasando a ser una mujer fuerte, valiente y con las ideas claras. Tengo muchas expectativas puestas en este personaje y en un pequeño acontecimiento que estoy deseando que se lleve a cabo.

Sartaq, uno de los hijos mayores del Khagan, es el comandante de los Rukhin, comunmente conocido como el Príncipe Alado. Es uno de los hijos con mayor poder dentro del imperio del sur gracias a ser el comandante de los Rukhin y por su conocimiento de la batalla. Este personaje me fascinó desde el primer momento, esa elegancia, honestidad y humildad tan poco característica de la realeza se fue ganando mi corazón, pero también tengo que reconocer que hubo algunas pequeñas cosas que llegaron a chirriarme y que podrían haber quedado mejor de una forma mucho más natural.

Kashin, otro de los hijos del Khagan, es el comandante de las tropas de caballería y de a pie del continente. Otro  de los hijos cuyo poder e influencia se extiende incluso hasta el continente del norte. Este personaje realmente me gustó, desde el primer momento, pero siento que llegó un punto donde se desperdició todo el potencial que tenía que ofrecer este personaje. Espero, y realmente lo deseo con todas mis fuerzas, que en el siguiente libro tenga un papel más importante.

Como ya sabéis la cantidad de personajes que nos solemos encontrar en las novelas de Sarah y lo larga que quedaría la reseña si entrase en detalles de cada uno de los ellos solo os diré que me enamoré de Borte, Kadara y Falkan. Este último personaje me enterneció el corazón y su historia me conmovió en lo más profundo.


"Me quedé en el lado equivocado de la línea durante demasiado tiempo y me costó todo. No cometas los mismos errores que yo..."


La trama me resultó bastante lenta. El inicio me encantó y estaba bastante enganchada con la llegada de Nesryn y Chaol a Antica, conociendo la ambientación y sus gentes y, sobre todo, a la corte con el Khagan y sus hijos a la cabeza. En un primer momento todo era nuevo y asombroso, las ricas y exhuberantes descripciones del continente me tuvieron con ganas de seguir conociendo más de este precioso lugar, pero llegó un momento en el que dio un gran bajón perdiendo así mis ganas de seguir leyendo. Si os soy completamente sincera, disfruté mucho más la parte de Nersyn que la de Chaol. Cuando acompañamos a Nesryn es de su mano en la mayor parte de la novela que nos adentramos en la historia y la magia que envuelven Antica y de la mano por la que conocemos más  territorios fuera de la capital. También cuenta el saber de antemano que el libro no iba a llegar a conquistarme de igual forma que lo hicieron los libros anteriores y el comportamiento de Chaol, a pesar del cambio notable que pega en esta novela, no lo compartía y en muchas ocasiones no me gustaron. Al menos esta novela ha conseguido que me medio reconcilie con el personaje y por lo menos que simpatice más con el personaje, porque pensaba que llegaría el final de la saga con un odio eterno a este personaje. Otro de los motivos por los que no me llegó a gustar tanto esta novela es por el despego emocional que tuve durante toda la lectura. Como digo fueron un cúmulo de elementos que llegaron a hacerme sentir indiferente por casi todos los personajes cuando la autora sabe como llegarme al corazón y emocionarme con cada uno de sus libros. Eso sí, es muy necesario leer este libro antes del último libro de la saga por información de valor incalculable para lo que está por llegar en el final de Trono de cristal. Este fue otro de los elementos que más disfruté, conocer los mitos y leyendas que rodean todo el continente y lo importante que será para el último libro de la saga. Y por supuesto, la maestría de Sarah para incluir a la saga a los personajes de las historias cortas, aparentemente intrascendentes, para que tomen peso e importancia en la saga.

Los giros argumentales no me parecieron tan soberbios como los que podemos encontrar en el quinto libro o en cualquiera de los libros anteriores. A parte del despego emocional que sentí hacia la novela, también pasó factura para que no llegase a sorprenderme más que en un par de ocasiones que, debo reconocer, me dejó con la boca colgando de la sorpresa que me llevé. También debo reconocer que en algunas escenas, sobre todo en una en particular, me hizo reír a carcajadas mientras me imaginaba la escena y, como ya dije antes, Falkan fue el que más llegó a conmoverme, haciendo que llorase en algunas de las escenas más tiernas de la novela. Otro de los problemas que encontré fue la poca credibilidad que hubo en algunos momentos, tirando por tierra ciertas cosas que me gustaban hasta que llegó el momento fatídico. Me hubiera gustado que ciertos elementos se desarrollasen de otra manera, o al menos que dicha sorpresa o revelación no hubiera sido de esta manera porque perdió todo el encanto que se había ido ganando con la lectura. En cuanto al final debo reconocer que me encantó. Fue rápido, precipitado pero, ¿qué os puedo decir? La forma como cerró la historia y abre el camino para el desenlace final de la novela me apasionó por todas las opciones y variables que podremos encontrarnos en el ´ultimo libro. Y el epílogo... creo que ha sido bastante cruel por parte de la autora porque estoy muriendo por ponerle el cierre a una saga que lleva acompañándome durante más de cinco años. 


"Vine para salvar no sólo a mi pueblo, sino a todos los pueblos de este mundo."


En conclusión, Tower of dawn amplia de nuevo nuestro conocimiento del basto y exhuberante mundo de Trono de cristal introduciéndonos en leyendas, mitos y criaturas que tendrán un peso trascendental en la saga. Con nuevos personajes fascinantes acompañados por antiguos personajes recopilamos información que podrá ganar la guerra contra Erawan. Solo nos queda esperar para conocer el desenlace de una saga que ha dejado huella en mi corazón desde hace años.




¿Habéis leído la novela? ¿Tenéis ganas de hacerlo?
¡Feliz día!




2 comentarios :

  1. Hola preciosa! Esta lectura para mí se salva porque la leí contigo comentando todo que si no mira... me habría aburrido desde el principio. Me ha encantado la reseña, te ha quedado maravillosa (como todas las que haces tu). Yo no consigo arreglarme con el personaje de Chaol, es que mira, me partio tanto el corazón con su comportamiento que me daban ganas de pegarle un guantazo. Pero bueno, que me alegro de haberlo leído contigo porque de nuevo me lo pasé genial y me encanta comentar los libros en nuestras LCs.

    Miles de besos preciosa♥♥

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Yo no me animaré con él básicamente porque todavía no he empezado con la saga y no sé si lo haré algún día. Un besote :)

    ResponderEliminar

Tu opinión es muy importante para mí, ¡así que anímate y déjame tu comentario! Intentaré responderte lo antes posible. ❤